Los dispositivos móviles son ahora tan esenciales para los lugares de trabajo como las fotocopiadoras y máquinas de café. Eso significa que una red inalámbrica rápida y confiable también es fundamental. Pero construir una no es tan simple como conectar el ruteador del proveedor de servicios de Internet (ISP) con su teléfono inteligente. De hecho, si nunca lo ha hecho antes, armar una red Wi-Fi suficientemente robusta para soportar su negocio puede ser bastante complicado.

Con el propósito de acortar la curva de aprendizaje, a continuación se describen algunos errores comunes y la manera de evitarlos.

1. Sobrecargar el ruteador inalámbrico
Es común comenzar con un ruteador inalámbrico de nivel de entrada para configurar su red. Pero a medida que el negocio crece y se agregan dispositivos de alto rendimiento como un NAS (Servidor de Acceso a la Red) o cámaras IP a la mezcla, muchos ruteadores de consumo se sobrecargan por el uso intensivo.

Desafortunadamente, no hay manera fácil de saber con antelación si el ruteador con que se cuenta está a la altura de su red. Si experimenta lentitud inexplicable, la solución puede ser crear un conmutador de red independiente y un punto de acceso inalámbrico.

Recuerde que al dar de baja a algunos clientes del punto de acceso se reducirá la carga en el procesador del ruteador, y un nuevo switch gigabit Ethernet aumentará la velocidad de su red local.

2. Bajo aprovisionamiento de la red Wi-Fi
Otro error frecuente que cometen las pequeñas empresas es que dependen de un único punto de acceso, independientemente de la carga de la red. La ubicuidad de los teléfonos inteligentes, tablets y computadoras portátiles en el lugar de trabajo, significa que fácilmente podría haber docenas de dispositivos inalámbricos con sólo 8 o 10 personas. Por lo tanto, siempre es mejor que haya un exceso de cobertura. La instalación de varios puntos de acceso por adelantado reduce el riesgo de cuellos de botella que pueden disminuir la productividad.

También es posible reducir la carga de la red inalámbrica mediante la migración de dispositivos Ethernet tales como computadoras de escritorio e impresoras a una red por cable siempre que sea factible.

La instalación de varios puntos de acceso aliviará la tensión en la red causada por docenas de dispositivos móviles conectados.

3. La mala colocación de los puntos de acceso Wi-Fi
La ubicación física de un punto de acceso Wi-Fi es crítica. Esto se hará más evidente, si lo coloca en un rincón, al lado de grandes accesorios metálicos o armarios, o al lado de las vigas de hormigón de gran espesor.

Debido a que hay más barreras –tales como paredes y muebles– cerca del suelo, una zona elevada funciona mejor que una baja. Para evaluar las posibles ubicaciones, una forma sencilla es visualizar las señales inalámbricas que emanan desde el punto de acceso en una línea recta. Las partes de la oficina que están bloqueadas por tres o más obstrucciones probablemente experimenten señales débiles o inexistentes.

4. Confiar en que tendrá las velocidades que aparecen en la caja
Es fácil dejarse seducir por las velocidades que prometen los ruteadores inalámbricos 802.11n. Sin embargo, éstas son teóricas y no toman en cuenta las condiciones de la vida real o los protocolos sustanciales inherentes a las redes inalámbricas.

En nuestra revisión del ruteador RT-N66U Asus, por ejemplo, el dispositivo ofrece un rendimiento de sólo 226 Mbps a los nueve metros, bajando a 43.1Mbps a los 19 metros. Lo que es más, las cifras son aplicables sólo para un único cliente –este ancho de banda se divide entre todos los dispositivos adicionales que funcionan en la misma banda de frecuencia. Si usted necesita transferir rutinariamente archivos grandes a través de la red local, considere la creación de una red Gigabit por cable.

5. Usar el canal predeterminado del ruteador
Cuando necesita que su red funcione rápidamente, es tentador utilizar el ruteador sin molestarse en cambiar el canal predeterminado. Pero a menos que viva lejos de la civilización, es probable que este canal ya esté en uso por un vecino, lo cual puede causar una interferencia que degradará el rendimiento inalámbrico.

Para evitar esto, cambie el canal en el dispositivo cuando lo configure. No es difícil, ya que sólo hay tres canales no superpuestos: 1, 6 y 11. Por supuesto, en los lugares que están inundados por múltiples redes Wi-Fi puede que necesite experimentar con canales superpuestos para obtener mejores resultados.

Algunos puntos de acceso inalámbricos de detección de redes Wi-Fi cercanos ofrecen información sobre los canales que utilizan, así como sus intensidades de señal. Esto le puede ayudar mucho.

6. Hacer caso omiso de la banda de 5 GHz
Si el ruteador ofrece doble banda simultánea, asegúrese que su radio de 5GHz esté habilitado. Esto permite que las computadoras portátiles que soportan 5 GHz se descarguen en esa banda menos desordenada, liberando la banda de 2.4 GHz para otros dispositivos, como teléfonos inteligentes y tablets.

No olvide que el rango más corto de la banda de 5 GHz permite el uso de puntos de acceso adicionales en las implementaciones de alta densidad y con menos riesgo de interferencia.

Paul Mah, PC World



Wednesday, October 2, 2013

« Back

Powered by WHMCompleteSolution